El Pleno de ayer del Congreso de los Diputados pasará a la historia como el día en que el PP votó en contra de una propuesta de Vox en defensa del español para que se aplique la Constitución y se respete la legalidad y las libertades civiles en Cataluña. Solo la diputada popular, Cayetana Álvarez de Toledo, votó en conciencia y no respetó la orden de voto de su grupo, erigiéndose así en la única representante de lo que piensan la abrumadora mayoría de los votantes de su partido.

Parece evidente que, para la bancada de los populares, lo más importante es conservar el cargo, el sueldo y los privilegios, obedeciendo a pies juntillas las órdenes que les da la cúpula que encabeza Feijóo, en detrimento de lo que piensan sus votantes, esos a los que se supone que representan.

Los de Abascal registraron esta propuesta hace semanas y se ha votado este jueves por puntos. Cayetana Álvarez de Toledo y los miembros de Ciudadanos han apoyado toda la iniciativa al completo, mientras que los diputados populares han votado en contra del primer párrafo y se han abstenido en lo demás.

En concreto, el primer párrafo de la Proposición no de Ley de Vox decía que: «El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que, siguiendo los términos de lo dispuesto en el artículo 155 de la Constitución, proceda a la intervención de la Administración autonómica catalana con el fin de asegurar el respeto y el cumplimiento íntegro de los preceptos y principios constitucionales que, en cualesquiera materias, están siendo objeto de sistemáticas infracciones por parte del gobierno de la Generalidad de Cataluña, reconduciendo la situación en favor del interés general de la Nación y de todos sus ciudadanos».

La propuesta de Vox, que no ha salido adelante por el voto en contra de la izquierda y la actuación del PP, continúa pidiendo al Gobierno «promover las modificaciones legislativas y normativas que sean necesarias para la materialización de los principios constitucionales contenidos en los artículos 3 y 27 de la Constitución y, en particular, a lo siguiente:

1. Asegurar la enseñanza del español y en español en los sistemas educativos de todas las regiones españolas, con el objeto de satisfacer el deber de todos los españoles de conocerlo, así como de amparar el derecho de todos a usarlo, dando efectivo cumplimiento al modelo lingüístico establecido en el artículo 3 y concordantes de la Constitución.

2. Establecer un régimen sancionador para todos aquellos particulares, de forma individual o colectiva, o poderes públicos que, en el ejercicio de su actuación o en el ámbito de sus actuaciones, obstaculicen o impidan el cumplimiento efectivo del artículo 3 de la Constitución.

3. Revertir la instrumentalización que distintos poderes públicos regionales hacen de las lenguas españolas como elemento de división y confrontación entre territorios y entre ciudadanos españoles, y fomentar el «especial respeto y protección» del «patrimonio cultural» que supone » la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España» dentro del marco constitucional.

Con esta decisión, Feijóo deja claro que su partido no va a defender los derechos civiles, las libertades y los derechos fundamentales que nos consagra la Constitución, principalmente en las regiones que tienen una segunda lengua. Con esta decisión, el PP deja tirados a catalanes, valencianos, mallorquines, vascos y gallegos. Cuando Feijóo defiende que su política para Cataluña y estas regiones será la que él llama como del “»bilingüismo cordial» y que tomará como ejemplo «a su manera» lo que ya hizo como presidente del Galicia, insulta a la inteligencia y a la España decente. No me  extraña en absoluto que el PP esté negociando en secreto con el PNV.

Si Feijóo piensa que con solo medidas económicas le va a bastar, aunque pisotee, como está haciendo, los principios y los valores que siempre defendió la derecha social, lo tiene claro. 

Como cargo orgánico y cargo público que fui hace años del Partido Popular, siento bastante “asquito” al ver en lo que se ha convertido el que fue mi partido. Los votantes del PP y los de Vox, se parecen bastante, pero los actuales dirigentes del PP se parecen mucho más a los del PSOE, una pena. Mis respetos a doña Cayetana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad