La filtración de la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre el aborto está poniendo muy nerviosa a la progresía internacional, se han puesto tan histéricos como lo estuvieron en su día los partidarios del “derecho” a poseer esclavos, pero en un Estado de Derecho, en una sociedad civilizada, la histeria no puede ser más poderosa que la razón, y negar la condición humana de seres humanos por nacer es una atroz irracionalidad, tanto si las víctimas son esclavos negros, como si las víctimas son niños y niñas. Ya va siendo hora de abolir el aborto igual que fue abolida la esclavitud. Biden, por el contrario, clama por una reacción en las urnas para proteger lo que él llama sin razón “derecho fundamental” de la mujer.

El debate del aborto vuelve a abrirse, un debate silenciado por el miedo de quienes discrepan de la denominada interrupción voluntaria del embarazo a recibir una condena pública.

Parece ser, pues la sentencia aún no se ha hecho pública, que el TS de EE.UU. no se propone prohibir el aborto, sino derogar su condición de derecho constitucional y remitir su legislación a los Estados federados.

Los proabortistas, lo que quieren, es que el aborto sea constitucionalizado como un derecho humano, por tanto, de obligado respeto por todo gobierno, un objetivo que sería un retroceso para la Humanidad en su conjunto, ya que el aborto provocado es la muerte intencionada de un ser humano con prácticas quirúrgicas diseñadas para eliminar la vida. Es imposible negar la condición humana al feto que se desarrolla en el vientre de una mujer.

Los que disfrutan de la sociedad del bienestar aceptan por egoísmo el discurso autoritario del progresismo en relación al aborto. En España, casi 100.000 niños son asesinados por sus madrees cuando aún los llevan en su vientre, negándoles así la posibilidad de vivir. Nuestra civilización está muy enferma. A este paso, inexorablemente, seremos sustituidos sin mediar guerra alguna.

Y mientras tanto, nuestro Tribunal “Prostitucional” lleva doce años sin pronunciarse sobre el recurso de inconstitucionalidad presentado contra la ley socialista del aborto. Lamentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad