Y lo es, porque bate todos los récords, disparando a máximos históricos todos los índices de empobrecimiento de los españoles. Tanto el gasto, la deuda, la pérdida de salarios o las subidas de precios a las familias reflejan los peores datos de la historia.

Ante el absoluto desastre de gestión de este infame Gobierno, ya no cuela que nos sigan hablando de la guerra de Putin en Ucrania y del  tan socorrido “cambio climático”.

Sánchez presumía no ha mucho de tener la economía más pujante de la UE, con el crecimiento económico más fuerte y robusto de los países desarrollados, pero ahora anuncia nubarrones y pronostica uno de los inviernos más duros que se recuerdan en España, ni siquiera descartan ya, cortes de suministros este invierno. Pero siguen sacando decretos de medidas que son auténticos despropósitos. Lo cierto es que el Gobierno está haciendo historia, pero para mal y en multitud de indicadores que dibujan un horizonte negro para los intereses de los sufridos bolsillos de los españoles.

España ya es el país en el que su población se empobrece a mayor ritmo de toda la Unión Europea, soportando las tasas de inflación más altas del viejo continente. El IPC del mes de julio ascendió al 10,8%, el más alto desde 1984. Esto quiere decir que el poder adquisitivo de los españoles ha caído en la misma medida. Somos casi un 11% más pobres que hace un año.

El caso del precio de los alimentos es sangrante, con una subida del 13,9%, lo que hace que ya recortemos en alimentos básicos.  El precio de los consumos del hogar, gas, la electricidad y otros combustibles, llevan un incremento interanual del 50%.

El IPRI, el índice de precios industria, lleva desde el pasado mes de febrero, según el INE, por encima del 40%, este indicador es muy peligroso en tanto en cuanto mide el encarecimiento de costes que sufre la industria que se dedica a elaborar los bienes y servicios que todos consumimos. A partir de este otoño llegará el tsunami de concursos de acreedores una vez finalizada la moratoria concursal. El mercado de trabajo da evidentes muestras de agotamiento pese al fraude del Gobierno de los fijos discontinuos.

Este nefasto Gobierno, gracias a la inflación, está multiplicando su recaudación a través de la agencia tributaria y, al mismo tiempo, está multiplicando el gasto público, y poco o nada tiene que ver con la pandemia.

Nos acercamos peligrosamente a tener una deuda pública de 1,5 billones de euros y la deuda de la seguridad social es actualmente de 99.183 millones, cuando en 2017 era de 17.172 millones. La recesión está cantada.

A Sánchez y a todos los miembros de sus diferentes gobiernos habría que sentarlos en un banquillo, no solo por el daño que nos están haciendo a nosotros y a nuestra Nación, también por dificultar el futuro de nuestros hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad