Muchos de nosotros, en innumerables ocasiones hemos acusado a Pedro Sánchez de mentiroso, debido a que dijo que jamás gobernaría con comunistas y separatistas, y se apresuró en hacerlo una vez conseguidos los votos necesarios mediante engaño.

Aunque las comparaciones son odiosas, recuerdo cuando Pablo Casado se presentó a liderar el Partido Popular y dijo aquello de que “devolveré al partido a sus esencias”, al poco tiempo ya sabíamos que había engañado a los suyos.

Ahora, en plena Convención Nacional de su partido, ha compartido estrado con Mariano Rajoy, un señor que fue elegido presidente del Gobierno y se limitó a ejercer de ministro de Economía, haciendo dejación de funciones por simple cobardía de todo lo demás ¿O alguien cree que si Rajoy hubiese derogado todas las leyes ideológicas de la izquierda la situación de España sería la que es y se agrava por momentos? Dispuso de mayoría absoluta tras el desastre del mandato de Zapatero y no se atrevió a hacerlo, y no solo eso, hizo seguidismo de muchas de las políticas de su antecesor, fue un traidorzuelo. Pues bien, Casado es el heredero empeorado de un tipo que prefirió no convocar elecciones anticipadas y que saliera adelante la moción de censura de Sánchez con todos los que le desean a España lo peor.

Cuando Casado nos habla de defender el español, lengua común de todos los españoles, muchos sentimos estupor. Por qué no empieza por acabar con la inmersión lingüística en Galicia, comunidad en la que gobierna su partido. Es solo un ejemplo, Casado es otro Rajoy, pero las copias nunca mejoran al original.

¿Alguien cree realmente que, sin un Abascal de vicepresidente, Casado derogaría todo lo perpetrado por la izquierda en lo que llevamos de siglo?

¿Alguien cree realmente que, sin un Abascal de vicepresidente, endurecería las penas, devolvería la seguridad a nuestras calles, acabaría con los okupas, acabaría con la inmigración ilegal, y realizaría otros muchos cambios de calado?

¿Alguien cree realmente que, sin un Abascal de vicepresidente, cambiaría la ley electoral para que todos los votos valieran lo mismo, le devolvería la independencia absoluta a la Justicia, y el Estado recuperaría las competencias más importantes, las que garantizan la igualdad de todos los españoles?

Estoy convencido de que, a la actual cúpula del PP, sabedora de esto, hasta se le pasaría por la cabeza gobernar en minoría con apoyos puntuales del PSOE, precisamente para no hacer ninguno de esos cambios que cada vez anhelamos más españoles. El PP no ha vuelto a sus esencias, abandonó los valores y los principios que defendió hace décadas, y esas banderas las cogieron los de Abascal, simplemente eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad