En Perú se está demostrando que no basta con que los ciudadanos depositen su papeleta en una urna cada cierto tiempo para considerar que viven en una democracia. Si la mayoría de un pueblo es analfabeto, ese pueblo nunca será un pueblo libre, algo que lleva demostrándose en Hispanoamérica desde tiempos inmemoriales.

Cuando parecía que en distintos países hispanoamericanos había una vocación real de democratizar sus sociedades, desde foros como el de Sao Paulo o el Grupo de Puebla, se dieron instrucciones para truncar esas aspiraciones. Socialistas y comunistas siempre utilizan las mismas armas, incendiar las calles para crear inestabilidad, y mentir descaradamente en las campañas electorales, y claro está, en Perú les ha funcionado. Ya da igual que, día sí día no, salgan a la luz escándalos de miembros del Gobierno y se produzcan dimisiones, pues los que se queden, tienen años por delante para destruir esa supuesta democracia, arrebatarles su libertad y hundirlos en la miseria. El ridículo en el que está sumido Perú, no tiene parangón a nivel mundial.

Desde hace un siglo, siempre ha ocurrido lo mismo, a los países donde gobernó el socialismo y el comunismo nadie quería irse, por el contrario, los ciudadanos de esos países huían de ellos, y hasta a veces se jugaban la vida en el intento. En cambio, a los países libres y democráticos, todos querían y quieren ir, para prosperar en libertad. Esta realidad histórica debe ser desconocida por una parte importante de la humanidad, pues siguen cayendo en la trampa, hasta en nuestra querida España donde se ha demostrado que se puede ser muy analfabeto estando en posesión de un título.

La clave quizás sea, que hay que votar con la cabeza y no con las vísceras, y siempre pensando en que es lo mejor para nosotros y nuestro país, es decir, también para nuestros hijos y nietos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad