Hace unos días tuvimos noticias de que la Junta de Galicia había requerido por escrito a los organizadores de un gran evento privado por haberse atrevido a incluir en la denominación el nombre español de “La Toja” en vez de la denominación gallega. Un ejemplo más de la brutal inmersión lingüística que lleva a cabo el popular Núñez Feijoo desde que es presidente de la Junta. El PP gallego copia al pie de la letra la inmersión lingüística de catalanes y vascos, y lo peor, hace que las promesas de Casado sobre el asunto no se las crea nadie.

Pues bien, el Partido Popular da otra prueba clara de que está asumiendo en su casi totalidad la agenda progre, pues el PP gallego acaba de apoyar una iniciativa del BNG que califica el aborto como un “derecho”, lo que significa que, los de Casado claudican ante la cultura de la muerte, ante la barbarie del aborto. Los de Casado, con esta decisión, dejan solo a Vox en la defensa de la vida. Los colectivos próvida, que históricamente apoyaban al PP, ahora tendrán que replantearse su voto.

Esto es lo que dice la iniciativa aprobada “El Parlamento gallego insta la Xunta de Galicia a adoptar las medidas necesarias para garantizar que las mujeres de nuestro país pueden ejercer, con todas las garantías, el derecho al aborto en el sistema público gallego de salud”. Esta iniciativa fue aprobada por unanimidad, es decir, con el apoyo del PP, del BNG y del PSOE. El PP tiene mayoría absoluta en el Parlamento de Galicia, y sin su apoyo esta iniciativa no habría sido aprobada. El PP ha pasado de recurrir el aborto a promoverlo.

La iniciativa presentada por el BNG se enmarca en la ofensiva de la extrema izquierda para suprimir el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario, al que quieren obligar a perpetrar abortos y a traicionar su juramento hipocrático ¿Dará también el PP su apoyo a esto? Últimamente todo es posible en Génova.

Hay que recordar que en su Sentencia 53/1985, el Tribunal Constitucional señaló que “si la Constitución protege la vida con la relevancia a que antes se ha hecho mención, no puede desprotegerla en aquella etapa de su proceso que no sólo es condición para la vida independiente del claustro materno, sino que es también un momento del desarrollo de la vida misma; por lo que ha de concluirse que la vida del nasciturus, en cuanto éste encarna un valor fundamental -la vida humana- garantizado en el art. 15 de la Constitución, constituye un bien jurídico cuya protección encuentra en dicho precepto fundamento constitucional”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad