Ferrovial abre una puerta que difícilmente se cerrará tras su salida, pues ante la inseguridad jurídica existente, la asfixiante presión fiscal y los continuos insultos que se profieren desde el Gobierno al colectivo empresarial, lo normal es que otras grandes empresas se deslocalicen y fijen sus sedes fuera de España. Un buen Gobierno es el que inspira confianza y un mal Gobierno es el que ahuyenta a los inversores.

La realidad económica española se repite y es siempre la misma. Cuando gobierna la derecha, hay una recuperación económica, pero como esa recuperación nunca ha ido acompañada del importante y necesario cambio legislativo general, pues llega la izquierda, vacía las arcas públicas y nos endeuda.

Ferrovial va a trasladar su domicilio social a los Países Bajos y la noticia ha provocado un gran terremoto político protagonizado por el Gobierno y los medios, afines o comprados, lanzándose todos ellos contra la empresa, como si creyesen que es una buena idea amenazar a los inversores para que no se vayan de España.

Desde la parte comunista del Gobierno, han tachado a Ferrovial de “antipatriota”, algo que en boca de quienes odian a España suena a broma de mal gusto. Y lo hacen quienes de acuerdo con sus socios socialistas han creado la figura de los “fijos discontinuos” para esconder a más de 600.000 parados de los datos oficiales. Todo lo que lleva haciendo este Gobierno desde que tomó posesión ha ido encaminado a destruir empleo y a ahuyentar a los inversores que crean riqueza y puestos de trabajo.

Lo criticable no es que existan los llamados por la izquierda “paraísos fiscales” dentro de la UE, como se suele llamar a los que ofrecen impuestos bajos para atraer a los inversores, lo criticable es que existan infiernos fiscales como el nuestro. España es percibida en el mundo como una anomalía democrática en la que desde el Gobierno y desde sus socios se ataca al Estado de Derecho, se politiza la Justicia y ya no se permite que ninguna institución del Estado sea independiente, por el contrario, todas han sido colonizadas por la izquierda. Si algo ha caracterizado al socialismo desde su aparición es su empeño por crear unas condiciones de vida insoportables para ciudadanos y empresas.

Los socialistas siempre afirman que van a favorecer a los pobres y al final lo único que hacen es promover la miseria, con unas políticas económicas que sólo están pensadas para beneficiar a ellos mismos, a menudo mediante tramas de corrupción como las que viene salpicando al socialismo español desde hace décadas. Lo absurdo es que haya una parte de la derecha, el PP, que ni siquiera se atreve a cuestionar ese modelo ideológico que destruye nuestras libertades y nuestra prosperidad, y todo por miedo a ser señalada como «fascista» por una izquierda que pretende controlar todo y siempre con desastrosas consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad