Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, respondió a las críticas vertidas por nuestro infame presidente, Pedro Sánchez, sobre la reacción militar de Israel tras los ataques terroristas de Hamás en la reunión que mantuvieron ayer en Jerusalén.

Pedro Sánchez, tiene en su Gobierno a dos ex europarlamentarios que votaron en la Eurocámara en contra de condenar los ataques de Hamás a Israel, Sira Rego, de Izquierda Unida, y Ernest Urtasun, de Catalunya en Comú, además, Ione Belarra e Irene Montero, las ex ministras de Podemos, formación que apoya a su Ejecutivo y que está bajo el paraguas de Sumar con quien forma Gobierno el PSOE, pidieron al Tribunal Penal Internacional que juzgara a Netanyahu por crímenes de guerra.

Tras las bochornosas palabras de Pedro Sánchez intentando dar lecciones al líder judío sobre cómo acabar con el terrorismo, olvidando que Israel está en guerra con Hamás tras sufrir uno de los peores atentados de la historia, por su interés, reproduzco íntegro el discurso del líder judío, Benjamín Netanyahu:

«Nos enfrentamos a un tipo peculiar de enemigo, particularmente cruel. Un pueblo inhumano. Genocida. No están luchando por tal o cual territorio. Están luchando para eliminar el Estado judío y cualquier frontera que digan. Su carta fundacional dice que si encuentras un arbusto y el judío se esconde detrás de ello, mata al judío, matad a todos los judíos.

El objetivo va más allá de la destrucción de Israel. Son parte de un eje del terror. Irán. Hezbolá. Hamás. Hutíes. Dicen muerte a América, ese es tanto el Gran Satán, Israel el pequeño Satán. Espero no ofenderles pero para ellos sois un Satán de tamaño mediano.

Odian nuestra civilización libre. Quieren enterrarla. Tienen una ideología que es una locura. En el siglo XXI, después de la Ilustración, después de la Revolución científica, tras el avance de los derechos humanos y la democracia, esto es pura locura.

No le doy un relativismo moral que diga, ‘bueno, ellos tienen esta sociedad, pueden hacerles cosas horribles a las mujeres, pueden hacerles cosas horribles a los seres humanos, ese es su sistema de valores’. Ese no es un sistema de valores. Eso es algo contra lo que hay que luchar.

Y una cosa que descubrimos en el siglo XXI es nuestra suposición de que podemos vivir nuestras vidas civilizadas en nuestros países avanzados, buscando la paz, la prosperidad y el progreso y que podemos simplemente sentarnos y los bárbaros no volverán. Ellos vuelven. Vuelven en muchos lugares. Y si no estamos dispuestos a luchar contra los bárbaros, ellos ganarán. Fue un gran historiador al que admiro. Americano. Humanista cristiano llamado Will Durant, quien escribió. En el siglo pasado, escribió la historia de la civilización. Y dijo, la historia no favorece a Jesucristo sobre Genghis Khan. La historia favorece al fuerte y tus valores morales no se sostienen si no estás dispuesto a luchar por ellos.

Éste es un caso clásico de salvajismo y barbarie contra la civilización. Ahora. Este salvajismo tiene dos técnicas. Una es atacar deliberadamente a los civiles, que contaría todas las leyes de la guerra. El derecho humanitario, con el que estamos plenamente comprometidos, hace una distinción simple. En una línea trazan una línea en el medio del mundo, y dicen que en una línea están los combatientes y en la otra línea están los no combatientes. Puedes apuntar a los combatientes, debes apuntar a los combatientes. Pero no apunte deliberadamente a los no combatientes. Pueden resultar heridos de forma no intencionada, eso acompaña a toda guerra legítima. Lo que hacen los terroristas es borrar el sentido del pecado. Dicen que todo el mundo es un objetivo. Estas chicas en un festival de música. Estas mujeres son objetivos. Bebés, son objetivos. Todos. Sus objetivos. Los supervivientes del Holocausto, sus objetivos. Todo el mundo es un combatiente.

Y no sólo apuntan deliberadamente a todos, a todos los ciudadanos, nadie es un civil. Nadie está exento de sus asesinatos, de su horror. También se esconden detrás de sus civiles. Se implantan deliberadamente en hospitales, escuelas, zonas residenciales e instalaciones de la ONU. Disparan sus cohetes desde allí. Miles de ellos. Es posible que tengamos una alerta mientras hablamos. No hay simetría. Estas personas apuntan directamente a nuestras ciudades todo el tiempo. Miles y miles y miles de cohetes cayendo sobre Barcelona, cayendo sobre Madrid, cayendo sobre Bruselas, cayendo sobre Amberes. O cualquiera de las ciudades europeas. Miles.

Este es un país pequeño. Apuntan deliberadamente a civiles, se esconden deliberadamente detrás de ellos y los utilizan como escudo humano. Eso es un crimen de guerra. Entonces ¿qué es una democracia comprometida con leyes de la guerra? ¿Las leyes de la guerra otorgan exenciones a esos criminales? Y la respuesta es que no.

Ellos dicen, haz tu mejor esfuerzo para atacar a los terroristas. Haga todo lo posible para minimizar las bajas civiles. Pero si nosotros, las democracias, lo aceptamos, decimos que bajo ninguna circunstancia deberíamos entrar porque sean civiles que pueden morir trágicamente, entonces perdemos. Perdemos antes de comenzar. España pierde. Bélgica pierde. Porque esto se va a extender. Lo verás muy pronto. Porque el eje del terror no va a parar. Si salen victoriosos de aquí, su intención es derribar el Medio Oriente y luego irán a Europa. Después de eso, se irán a otra parte. Si crees que estoy exagerando. No soy. Aquí es donde se decidirá el giro de la historia ahora. ¿Los detenemos aquí o van a ir a por ustedes?

Ahora. ¿Cómo los paras? ¿Cómo lo hace? ¿Qué hacen los países occidentales? ¿Qué hizo la democracia cuando los terroristas se incrustaron? Me refiero a civiles. Y permítanme decir desde el principio que cualquier muerte de civiles es una tragedia. Y para evitarlos, lo primero que hay que hacer es intentar sacar a los civiles del peligro. Eso es exactamente lo que hicimos. Les pedimos, les urgimos, lazamos folletos, llamamos por teléfono, en las zonas donde íbamos a atacar a los terroristas de Hamás. Dijimos por favor, idos. Cuando intentaron irse, Hamás los retuvo a punta de pistola: ‘Quédense’. Porque a Hamás no le importa que maten a sus civiles.

Esto es un culto mesiánico a la muerte que se esconde en los búnkeres, como dijo uno de sus portavoces. La parte subterránea pertenece a Hamás. La superficie para los civiles. Ése es el problema de Israel y de la ONU, no su problema. Al contrario, es su escudo.

Entonces, ¿Qué haces? Les pedimos que se vayan. Hamás intenta impedir que se vayan. Afortunadamente muchos se fueron. Establecimos un corredor seguro desde el norte de Gaza, donde estábamos concentrando nuestros esfuerzos contra los terroristas del sur. Zona segura al sur corredor seguro al sur. Hamás disparó contra el corredor seguro. Dispararon contra el corredor seguro para que la gente quedara atrapada. Pero siguieron saliendo.

Me complace decir que hay una disminución en las víctimas civiles que es nuestro objetivo. Nuestro objetivo es no tener ninguno. Y eso se debe principalmente a la acción terrestre. La acción terrestre es el resultado es que las advertencias que damos y que fueron atendidas por la población. La población civil va al sur y cuando van al sur, les damos apoyo humanitario. Actualmente entran alrededor de 150 camiones. Probablemente lleguen a 200 y más: Alimento, medicamento, agua.

Todavía no he visto el esfuerzo que me gustaría ver por parte de la ONU y de las agencias internacionales para construir sus refugios. Se acerca el invierno y no hay motivo para no construir decenas de miles de tiendas de campaña en la zona segura. Están construyendo pequeñas zonas seguras. Para sacar a la población de peligro. Israel está haciendo todo lo que está a su alcance para sacar a la población de peligro. Hamás está haciendo todo lo que está a su alcance para mantener a la población en peligro. Y ese es el hecho.

¿Qué pasó en Faluya? Deberías leer los estudios de destacados eruditos. E investigue cuántos civiles murieron allí en comparación con los combatientes. Y luego compárelo con lo que está sucediendo aquí. Si no lo has hecho, por favor hazlo.

Pero te daré otro. Uno con el que estés familiarizado: Hitler, los nazis originales invadieron Europa. Hacen estos horrores a gran escala. Y, por cierto, estos asesinos harían exactamente lo que hizo Hitler si pudieran salirse con la suya. La diferencia está sólo en la capacidad, no en la intención ni en el salvajismo. Hitler invade Europa y perpetra su horrible salvajismo del Holocausto. Y los aliados invaden. Invaden Normandía, el ejército alemán está en las ciudades… habéis visto las imágenes. Los aliados dicen que no, que no podemos hacer nada. No podemos disparar porque hay civiles. Intentaron hacer exactamente lo que nosotros intentábamos para minimizar el costo, y luego pasaron por las ciudades de Francia y por las ciudades de Alemania. Y lamentablemente hubo muchas, muchas, muchas víctimas civiles.

No sé cómo hubiera sido la historia, si hubiéramos tenido manifestaciones y protestas en Occidente contra los aliados por incurrir en víctimas civiles alemanas. Sé que la historia habría sido muy diferente. Pero nosotros somos los aliados, junto con los árabes moderados, con Estados Unidos, con Europa, donde están los aliados. Y ellos son los nuevos nazis.

Israel no puede ser sometido a un estándar en el que no se exige a nadie. Tenemos que luchar contra el terror en total conformidad con el derecho internacional. Creo que en muchos sentidos estamos estableciendo un estándar diferente. Buscamos minimizar las víctimas civiles. Y Hamás busca maximizar. Y les insto encarecidamente. Hacer esa distinción, no simplemente porque sea correcto y justo. Sino porque sus propias sociedades están en juego. Vosotros sois los siguientes. Esta es una batalla por la civilización. Tiene que ser ganada. Lo ganaremos porque no nos queda otra opción. No tenemos futuro si no lo hacemos. Hamás ya ha dicho que lo haremos una y otra vez. Entonces tendremos que hacerlo. Tendremos que erradicarlos.

Así como no pudimos dejar una presencia nazi reducida en Alemania, no íbamos a dejar una presencia reducida de Hamás en Gaza. Pero las consecuencias son mucho mayores. Y creo que todos deberíamos unirnos. Asegurándose de que este tipo de salvajismo nunca vuelve a mostrar su cara».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad