El Consejo de Ministros ha aprobado su más abyecta, totalitaria y aberrante Ley, la de Memoria Democrática, con la que pretende acabar con la libertad de expresión, asociación y cátedra de todos aquellos ciudadanos que tengan una visión de la Guerra Civil y la dictadura franquista distinta a la interesada versión oficial de la izquierda.

Bajo la acusación del «apología del franquismo», el Ejecutivo social-comunista pretende castigar con duras sanciones a quienes osen elogiar en todo o en parte al régimen del general Franco o a quienes rechacen la indecente patraña de que en la Guerra Civil se enfrentaron un bando partidario de la libertad y la democracia –el republicano– y otro, el nacional, partidario y promotor de todo lo contrario. Cuando la realidad es otra muy distinta, pues media España se alzó contra el régimen criminal de la II República.

Con esta ley, el Gobierno de Pedro Sánchez, líder orgulloso del partido golpista y guerracivilista trágicamente responsable del colapso de la II República y el estallido del conflicto fratricida, y sus socios comunistas, igualmente orgullosos de un pasado tan execrable, pretende, además, ilegalizar la Fundación Francisco Franco y hasta se plantea la barbaridad de demoler la gran Cruz que preside el Valle de los Caídos, despreciando el informe del Consejo General del Poder Judicial que tan claramente le advirtió de que su proyecto vulneraba las libertades ideológica, de expresión y de reunión.

Vivimos acontecimientos propios de una dictadura bananera, como las que no dejan de blanquear o directamente jalear los integrantes de este Gobierno infame. Esos abyectos promotores de la memoria democrática, se niegan a condenar o simplemente calificar de dictadura al régimen comunista que padecen los cubanos.

Este gobierno de socialistas y comunistas dan rienda suelta a sus pulsiones totalitarias y dictan una versión del pasado que les haga imponerse en el presente y en el futuro. Su pretensión es un peligrosísimo ataque a la libertad y un ultraje estalinista a la Historia. Una ley que pretende dictar qué es lo que se debe recordar es una ley que pretende dictar lo que se debe pensar: puro totalitarismo, por mucho que se disfrace de ejercicio democrático.

Un comentario en «Aprobada la Ley más totalitaria y abyecta»
  1. Cuando estudiaba plagas del campo se intentaba controlarlas, mejor o peor, salvo la «barbona», ya que solamente tenía tratamiento en los genitales y como eran tan pequeños no había manera. Bromas aparte, El Rey es garante de la Constitución y una de las pocas cosas que puede hacer es moderar y arbitrar, algo que a mi parecer no sabe/no contesta. Su deber es convocar al presidente del desgobierno, al del TC, CGPJ, a los presidentes de TSCCAs escuchar y dictar un laudo de obligado cumplimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Alejandro Baeza Serrano.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad